sábado, 2 de abril de 2016

LAS EMOCIONES Y LOS ELEMENTOS



Hace unos días, mas bien unas noches, charlaba con Angela sobre las emociones, el dolor físico y el dolor psicológico, sobre como afecta uno y otro... Yo le dije que cuando las emociones te invaden, solo se pueden controlar con la razón. Ella me explicó que no está tan claro. Que no es fácil controlar las emociones con la lógica.



Las emociones son agua,  la razón es aire. Si mezclas aire y agua consigues lo mas parecido a la gaseosa.

Me puso como ejemplo la forma que tienen las ballenas de cazar arenques. No se si alguna vez habéis visto las redes de burbujas que hacen para desorientar a los arenques, agruparlos y podérselos comer. 

Por tanto, si intentas razonar las emociones, puedes quedar atrapada en una red de burbujas. 
Después me explicó los miles de estudios que ella conocía de los elementos y de sus interacciones. Yo la escuchaba alucinada... Entonces le pregunté que cual creía ella que era el elemento que apaciguaba la emotividad, y me dijo que la tierra, es decir, la estabilidad y la rutina. La tierra empapa el agua e impide que siga fluyendo y provocando subidas y bajadas emocionales. Las emociones siguen existiendo, pero quedan atrapadas en el día a día.

Santa Teresa decía "monja entretenida, nunca deprimida"

Ana

domingo, 15 de noviembre de 2015

QUE LA PAZ SEA UNA REALIDAD, NO TAN SOLO UN DESEO



El ambiente de violencia y agresividad que estamos viviendo es tremendo. Duele, aterroriza, entristece....

A veces no nos damos cuenta que en nuestro día a día  vivimos en una permanente lucha: luchamos por salir adelante, peleamos por alcanzar ilusiones... 

Quizá si empezamos por cambiar nuestra forma de expresarnos .... ?

"Trabajo por conseguir un objetivo. Me esfuerzo por alcanzar una ilusión..." 

Es una humilde propuesta, pero, ¿y si funcionara?

Por la PAZ

Ana

jueves, 5 de noviembre de 2015

EL VALOR DE LA SABIDURÍA





¿Cuál es el foco de la educación? ¿Acumular datos? ¿Formar personas?

 La existencia de redes sociales y de google parece hacer innecesario la memorización de datos. Y no deja de ser razonable, dado que, a golpe de pantalla, podemos consultar miles de cosas de diferentes temas y en distintos idiomas.

Entonces, ¿qué podría justifica seguir estudiando y memorizando datos?. Las personas que almacenan mayor cantidad de datos en su memoria, son capaces de tomar decisiones de una forma más rápida, mas eficaz y con resultados mas duraderos. Tener la información en la cabeza permite corroborar la veracidad de las cosas, entender criterios y encontrar nuevos caminos a partir de la experiencia adquirida.

Cuando tenemos algún problema acudimos a consultar a personas cultas, ilustradas, eruditas. Ellos son capaces de encontrar respuestas razonables valiéndose de sus conocimientos, de sus experiencias previas… 

En la antigüedad,  la figura del chaman era muy respetada. Los chamanes eran personas sabias a las que se consultaba todo. Se les atribuía, incluso,  la capacidad de modificar la realidad o la percepción colectiva. En algunos casos afirmaban que eran capaces de modificar el clima o de conocer el lugar exacto donde había caza. Un buen chaman era capaz de hacer eso porque observaba y memorizaba ciclos de la naturaleza. Estaba claro que se podían equivocar, pero si en otoño les aseguraban que se iba a acabar la sequía, tenía muchas probabilidades de “acertar”,  tan solo observando lo que había ocurrido el año anterior.

No deja de tener importancia la cultura en el control de la propia vida, en la independencia. La prestigiosa neuróloga Rita Levi siempre defendió que era muy importante tener capacidad de pensamiento lógico. El momento histórico que le tocó vivir, y las consecuencias que se derivaron de la segunda guerra mundial, le hicieron afirmar: “ Hitler y Mussolini supieron hablar a las masas, en las que siempre predomina el cerebro emocional sobre el neocortical, el intelectual. ¡Manejando emociones, no razones!. Y es que vivimos, como hace 50.000 años, dominados por las pasiones y por impulsos de bajo nivel. No estamos controlados por el componente cognitivo, sino por el componente emotivo, el agresivo en particular. Seguimos siendo animales guiados por la región límbica paleocortical, sustancialmente igual en el hombre y en otros animales”. 

Paz y cultura van de la mano... ¿yo de qué empecé? , y ahora ¿por donde sigo?

Ana Jover

viernes, 30 de octubre de 2015

¿DE QUÉ COLOR SON LOS OSOS?


¿Puede engañarnos nuestra inteligencia? ¿Puede mandar sobre nuestra percepción? 

El silogismo es una forma de razonamiento deductivo que optimiza el funcionamiento de nuestro cerebro. Nos ayuda a relacionar unas cosas con otras para entender de forma rápida conceptos que desconocemos a partir de otros conocidos.

El correcto uso de los silogismos es uno de los parámetros que se utilizan en los test para medir el CI (coeficiente de inteligencia).

En 1932, el neurólogo Alexander R. Luria hizo un estudio para averiguar si la capacidad de leer y escribir transforma los procesos mentales mejorando las deducciones lógicas. Para ello sometió a un grupo de personas que no sabían leer ni escribir a una prueba de razonamiento con silogismos:

- "En el norte, donde nieva, los osos son blancos. Novaja Zemlja está muy al norte y allí siempre hay nieve. ¿De qué color son los osos en Novaja Zemlja?"

Algunas de las respuestas que obtuvo fueron:
- "No lo sé. Yo vi un oso negro y no conozco otros"
- "Se reconoce el color de un oso cuando uno lo ve"
- "Si me guío por sus palabras, tienen que ser blancos"


¿Y tu, qué hubieras contestado? 

¿Cuanto valor se le ha dado a los coeficientes de inteligencia? ¿Hay alguna diferencia entre inteligente y listo?

Ana

miércoles, 30 de septiembre de 2015

¿CÓMO AFRONTAR UNA QUIMIOTERAPIA?

En el post anterior os expliqué que Belén y yo nos pusimos a trabajar muy en serio. Realmente estábamos acostumbradas a preparar juntas exámenes de física, lengua o matemáticas, y cuando has vivido esa experiencia, lo puedes volver a hacer. 

Quizá a Belén le sorprendió mi actitud. Ella se conformaba con utilizar lo que yo ya estaba escribiendo en el blog, pero si quería transmitir lo que se siente de verdad, yo sabia que necesitaba mas información que yo no estaba contando. Yo escribía para mi, y empecé a escribir para ella.

Este es uno de los textos que le pasé en septiembre del 2014:

  "Cuando tienes que enfrentarte a una quimio te da pánico. Has visto películas, has visto a algún familiar o amigo que ha tenido ese tratamiento y no estas muy seguro de poderlo afrontar.

Pues así estaba yo a finales de mayo cuando el oncólogo me contó que mi tratamiento iba a consistir en 8 ciclos de quimioterapia, todos citotóxicos...

 La realidad me ha demostrado que, si entiendes el proceso te adaptas y, ni mucho menos, es tan terrible como imaginas.

Un cáncer es una enfermedad en la que un grupo de células de tu cuerpo se desacompasan y van por libre. Dejan de estar a tu servicio y empiezan a dividirse a su antojo, sin orden ni concierto. Al fin y al cabo, es como una sublevación de tus propios soldados.

Está claro que hay que quitarlas y pararlas. ¿Cómo hace eso la medicina? pues hay operaciones que extraen el tumor, hay distintas sustancias que las matan y hay radioterapia que las queman. Te tranquiliza saber que puedes hacer algo.

Siempre tengo en la cabeza que la quimioterapia es una forma de sanar (terapia) a base de distintas sustancias en la que predominan los citotóxicos (sustancias que matan células).

Miré en internet, pero con mucho cuidado, para entender todo esto. Busqué el mecanismo de actuación de cada una de las sustancias con las que me iban a tratar.

Tuve que recordar la mitosis o división celular que estudiábamos en el colegio. Cada una de las sustancias actuaban en un momento distinto de la mitosis, impidiendo la división celular... justo lo que yo necesitaba: aniquilar ese equipo de células loquitas que luchaban contra mi.

Estas sustancias tienen máxima afinidad (es decir, buscan como locas) con las células que se dividen muy rápidamente. En primer lugar las del tumor, pero también con todas las células de mi cuerpo que se dividen rápidamente: las células responsables de las defensas, las del pelo, las epiteliales de la piel y del digestivo, los melanocitos (que nos permiten ponernos morenas y no quemarnos con el sol...)

Eso me llevó a proteger las partes sanas de mi cuerpo que iban a recibir un ataque.

Para eso procuro tomar antioxidantes (mi estómago no siempre toleraba la fruta o la verdura), proteínas, ponerme cremas hidratantes, no estar al sol...

Durante las sesiones de quimio uso el gorro de frío y tomo polos de valeriana con tila y estevia. El frío sirve para disminuir el riego sanguíneo en esas zonas mientras está entrando la medicación, de forma que estas sustancias, a menor concentración actúan menos donde no las necesitas.


Por otro lado evito ir a lugares cerrados con mucha gente: adiós a cines, teatros, restaurantes cerrados, o concentraciones de gente, incluida las urgencias. Si tenía algún problema esperaba fuera, en una zona aislada y ventilada, mientras que mi acompañante esperaba dentro y me avisaba cuando me tocaba.

A mi esto me está sirviendo para mantener las defensas, para conseguir que a partir de la cuarta sesión me esté creciendo el pelo y no se vuelva a caer, para no tener heridas en manos ni pies, para no tener llagas en la boca y para mantener el sentido del gusto, evitando ese desagradable sabor metálico.

Justo despues de las sesiones, durante dos o tres días, me alimento solo de proteínas que se digieren con mas facilidad, mucho pescado, algo de carne (pollo casi siempre), verduras y frutas. Bebo litros de agua para eliminar cuanto antes todo lo que no necesito.

Mi vida social está bastante limitada: algunas visitas, miles de conversaciones por teléfono, el FB y el wasap me mantienen integrada en la sociedad. Esto es muy importante porque te ayuda a vivr las inquietudes, emociones y alegrías de otras personas, ya que tu vida se vuelve muy rutinaria y aburrida.

Por último mucho sentido del humor... pensar cosas como estas nauseas se van a pasar en cuanto empiece la canastilla, parezco una Nancy calva (te quedas sin un solo pelo de tonta), hoy voy de jequesa o de teniente O´Neil si no soporto la peluca, lloro mas que una fan de Justin Biber cuando su ídolo le habla (los ojos no me paran de llorar porque al no tener pestañas me entra de todo y solo sale con lágrimas), hoy he amanecido como Neil Anstrom cuando pisó la luna, él puso un pie en la luna y yo en la alfombra pero me pesa todo el cuerpo y me muevo muy despacito...

Los que me rodean también tienen sentido del humor, como cuando uno de mis hijos comentaba a otro "ya verás cuando confundas a mamá con papá porque no se ha puesto la peluca y estan los dos sentados de espaldas en el sillón".

Mi hermana cuando me ve con cara de... bueno, no se qué cara pongo en la sala de espera del oncólogo y me dice : "vamos Caperucita que ya viene tu lobo feroz a ponerte  las pilas (mi oncólogo es el Dtor. Lobo).

Leticia, mi enfermera en la sala de quimio ha sido desde el primer dia una gran ayuda y un gran apoyo. Siempre con una sonrisa y una palabra de animo.

Una sonrisa sube las endorfinas y la serotonina, te da fuerzas y te sube las defensas. Esta medicina no la venden en farmacias...

Los laboratorios de oncología ya no hablan de tipos de cáncer, sino de tipos de enfermos. Cada uno puede elegir como afrontarlo y qué armas vas a utilizar para combatirlo. Nunca puedes olvidar que juegas en casa... ayúdate." 

jueves, 17 de septiembre de 2015

BELÉN RUEDA: GRAN PROFESIONAL, GRAN PERSONA




Pues ya puedo contar mi "secreto"... Asesora para una serie de TV jajajaja.

Una mañana de julio de 2014 recibí la llamada de una amiga, Belén.  El personaje que estaba haciendo en ese momento estaba pasando por el mismo proceso que yo. Me pidió permiso para "robarme" algunas de las cosas que yo contaba, me propuso ser mi "voz" en la pantalla. 

Me quedé bloqueada, se me saltaron las lágrimas... bueno, me puse a llorar como una magdalena de emoción. Ella, esa amiga que es una fantástica actriz, con miles de premios reconociendo su profesionalidad, me pide ser yo... 

Una vez superadas las lágrimas nos pusimos a ello. Belen y yo encerradas en un cuarto hablando. Mis hijos preguntaban, ¿se encuentra mal mamá?, no, está preparando una serie con Belen, les explicaba Angela . Pero ¿va a salir en la tele? ¿se lo puedo contar a mis amigos?... y el diálogo de la cena terminaba con un "come y calla". Tengo que reconocer que fueron grandes cómplices, y supieron guardar el secreto.

Belén escuchaba, preguntaba, se empapaba de todo y cuando yo me ponía tristona lo mas divertido era escucharla a ella, que tiene un gran sentido del humor.

El principal objetivo que nos marcamos las dos fue que cualquier otra mujer que estuviera pasando por este proceso pudiera ver que es posible superarlo, que la actitud es un factor fundamental, que la medicina te ayuda pero que la forma de enfrentarlo es fundamental. Mandar fuerza, ánimo, sentido del humor, comprensión, entrar en sus casas y en su vidas y arrancarles una sonrisa, un momento de bienestar, un rayo de esperanza. 

Con ese punto de partida hicimos lo que pudimos. Os puedo asegurar que no faltó ilusión ni sentido del humor... 

Había momentos y anécdotas muy divertidas. Por ejemplo cuando yo le preguntaba muy seria que qué tipo de cáncer le diagnosticaban a ella y Belen me decía "¡¡y yo que se, Ana!!, ¡es una película!" jajaja...  Cuando mi hermana me llamaba Nancy porque se me caía el pelo, Belén le decia que era una canalla y las tres nos destrozabamos de risa... O cuando le conté el susto que se dió mi hijo pequeño que se fue de viaje un mes volvió muy tarde y a mi no se me ocurrió otra cosa que ir a darle un beso por la mañana sin peluca... jajaja pegó un grito "¡¡¡ mamá que susto!!!!", y su hermano le dijo "pues ya verás cuando estén papa y mama  sentados de espaldas y no los distingas jajajaja...

Recuerdo que el primer día que quedamos le conté mi particular drama con las pelucas. Yo no me veía favorecida con ninguna, y rápidamente tomó los mandos: mañana vamos a ver a mi amiga Inés y verás como encuentras lo que te gusta... y fue tal cual. Vino a buscarme y en la tienda de Inés encontré ese modelo con el que llevar con mas alegría esos momentos. 

He conocido a otros actores relacionados con la serie. Cristina Alarcón, guapísima y muy alegre, Cristobal Suarez simpático, Paula Prendes ojazos y muy dulce, Gonzalo de Castro entrañable, Fran Perea tímido y muy cariñoso, Neus Sanz mágica, diferente, divertida... un amor,  Macarena García una pedazo de profesional con una sonrisa irresistible, Luisa Martín franca y cercana, Jorge Usón yo diría que es una de esas personas con las que sientes complicidad nada mas conocerle...

Si yo fui una ayuda para ella, ella para mi fue mi redbull particular. Me obligó a salir de mi problema para proyectarme en otras personas, para pensar como mejorar la calidad de vida de otros. Con delicadeza me puso las pilas, Ana, tenemos la oportunidad de ayudar a mucha gente, sécate las lágrimas y ponte en marcha. Lo que yo no sabía cuando empecé es que la que iba a salir mas beneficiada era yo... 

Los efectos son evidentes. una imagen vale mas que mil palabras... Vamooosss , que se puede.

Espero que B&B tenga mucho éxito y que la vida nos vuelva a dar la oportunidad de disfrutar mas momentos juntas, de risas,  de confidencias, de charlas distendidas... He vuelto a los 18 años cuando, junto con Silvia, nos peleábamos con la física o con las matemáticas, cuando comentábamos nuestros primeros amores, o ese gran problema que supone elegir lo que te vas a poner para ir a una fiesta jajajaja...

Belén es generosa, sensible, discreta, inteligente, delicada, con gran sentido del humor... pero, sobre todo, una gran amiga. 

Gracias a ti Belén por tu compañía, por tu cariño, por tu confianza, y gracias por esas palabras tan bonitas que has dicho sobre mi... Creo que las dos hemos salido muy enriquecidas de esta experiencia.

Ana

Belén Rueda ('B&b'): "He preparado las tramas del cáncer de mama con dos 'ángeles de la guarda' que lo han padecido"


miércoles, 20 de mayo de 2015

Modric, Modric, Modric

Después de algún año de secano, y por culpa de los miembros del clan al que pertenecemos, desalmados sin corazón ávidos de batallas, elixir, oro y cotilleos, vuelvo a escribir. En realidad lo publico en el blog para que no me echen del grupo de Whatsaap: con un texto tan largo se perdería el hilo de la batalla, saliendo perjudicado seriamente nuestro clan, que ya le cuesta sobrevivir a los momentos “pastel”, y pudiendo ser degradada de mi posición de co-lider o, incluso, expulsada. Mandar, no mando, pero tengo el puesto, que es lo más importante. ¡Pako!, que si me gusta, pero me encanta ver que no quieres que salga de la cúpula de poder, aunque sea por mantener el porcentaje femenino obligado por ley.

Al grano… todo esto viene porque me han rogado que les cuente “mi vida con los famosos”, sobre todo con el que más me ha sufrido en sus carnes. Espero estar lo suficientemente inspirada para que la historia resulte pomposa e interesante.

¿Quién no se ha encontrado con un famoso y no ha querido presumir de ello? Casualidades de la vida han hecho que haya visto hasta al Rey, cuando era príncipe, antes de conocer a su actual esposa y a punto de asistir a una interesantísima Feria de ganado… pero esa historia debería contarla mi hermana, que es mucho más protagonista.

Todo empezó el día de mi 40 cumpleaños, 21 de octubre (no se si os habéis dado cuenta de que este año, el día de MI cumpleaños, viene Michael J Fox al futuro, ¡si es que soy la mujer con más suerte del mundo!) . 

Mi querido marido me llevó a un japonés que tiene la mejor tarta de queso que haya probado jamás. Tiene un ligero sabor a dulce de leche y está acompañada de una galleta de sésamo negro (espero que mi amiga chilena pase a probarlo antes de volver a su país). El único inconveniente que tiene dicho local es que suelo salir con una cogorza de aquí no te menees porque como sólo comes proteínas y verduras, pues no me da para bajar la copita de vino ingerida. Pese a la ceguera monumental que llevaba, conseguí reconocer a Figo y a su mujer, que es guapísima, y le dije a mi marido: “vaya cumpleaños más glamuroso, que me llevas a restaurantes a los que van famosos”. Pero no es de Figo de quien vamos a hablar en este escrito.

El caso es que como era la hora de la comida, después tocaba ir a recoger a los niños al colegio “así de contenta”.

Llegados a este punto, debería poneros en antecedentes:

 Ese mismo año, el hijo de un jugador de futbol había empezado a estudiar en el mismo colegio que uno de mis hijos, Katín. Él siempre venía comentando que Luka, el padre, tenia que ir firmando autógrafos cada vez que entraba al colegio y rogaba que se dosificaran para poder vivir “como una persona normal”. Luka tenía toda la razón y así se lo hice saber a nuestro hijo: “déjale vivir, que esté tranquilo. Dentro de unos meses ya podrás pedirle un autógrafo o que te de la mano para que vengas a casa diciendo que no te la vas a lavar nunca más en la vida”.

Tranquilamente salimos del colegio y el destino quiso que justo ese día, 21 de octubre, fuera la primera vez que viera a Luka Modric. ¡Angelito! ¡Tiene una cara de bueno! Mi marido nos había dejado un momento mientras daba la vuelta para recogernos en uno de los peores atascos que puedan existir, que siempre confluye delante de los colegios. En ese instante, atravesamos la calle hacia la acera de enfrente, donde caminaban tranquilamente el niño, la mujer y Modric. Mi hijo me dijo que mirara al frente si quería ver a un jugador de futbol, con pantalones largos, en directo. Levanté los ojos y, pese a la melopea… lo reconocí: Su melena rubia al viento, su metro setenta y cuatro de estatura, perfectamente camuflado entre los adolescentes…

Se creó una conjunción plutón, urano en cuadratura con la luna, que junto con el vino y los 40 años hicieron que todos mis buenos propósitos de dejarle “ser normal” se fueran a freír puñetas.

Corrí a su encuentro cual fan poseída con el fin de mantener una animada conversación con Luka, mientras chillaba a mi hijo: “¡busca un papel, que hoy conseguimos ese autógrafo!”. Conseguí asustar al niño, a la mujer y al propio jugador con mi ataque de pasión. Creo recordar el monologo que solté, mientras Luka me miraba atónito. Venia a ser algo como:

“Hola Modric. Bueno, mira, que es que ya le he dicho a mi hijo que esto no se hace, pero, es que, hoy tengo que hacerlo porque ¡es mi cumpleaños! Y… no es un cumpleaños cualquiera… es mi ¡40 cumpleaños!. Entiende entonces que justo hoy te tengo que pedir, por favor, por favor, un autógrafo. ¿te he dicho que hoy es mi cumpleaños?... 40 me caen. Un cumpleaños super-importante. Ya se que una no debe avasallar así a nadie de este modo, pero hoy es mi día y puedo hacerlo”. (todo esto en ingles, of course).

El bueno hombre nos firmó un autógrafo y se fue lo más rápido posible hacia su coche. Mi marido, desesperado, no entendía por qué tenía que esperar solo en el coche. Después de contarle la historia, paso un rato en el que hizo como que no me conocía.

Después de esto, no volví a verlo y pudo vivir en paz. Me quedó un poco de resquemor en la conciencia porque había sido demasiado explosiva. Esperaba que Dios lo pusiera de nuevo en mi camino para pedirle disculpas.

Deambulaba por la puerta del colegio un día cualquiera, tal como el 20 de octubredel siguiente año, cuando lo volví a ver. ¡Había vuelto y lo tenía a 3 pasos de mí! La suerte, buena o mala, según de cual de los 2 hablemos, hizo que nos reencontráramos de nuevo. Dejé a mi amiga colgada sin darle explicaciones y me lancé sobre la ventanilla de su coche. Estaba sentado en el asiento del copiloto escribiendo mensajitos a Casillas y a Ramos. Seguía pareciendo el mismo niño que hacía 1 año, con su melenita y su cara de buenazo.

Di un golpecito a la ventanilla, puse mi mejor sonrisa, tipo buzón de correos, él bajó la ventanilla y pregunté:

Yo: -“¿te acuerdas de mí?”
L: - “la verdad es que no”
Yo: - “¿No recuerdas a una madre borracha que te pidió un autógrafo hace 1 año?”
L: - “nada más que regular, ¿estabas borracha?, pues no se te notaba”
Yo: - “¡si, hombre, que soy yo y venía a pedirte disculpas por haberte avasallado de esa forma aquel día, me embriagó la emoción!”
L: - “nada, nada, disculpas aceptadas. Tampoco hacían falta.”

¡Lo había vuelto a hacer! ¡había vuelto a saltar sobre su cuello¡. Lo peor de todo es que esta vez estaba completamente sobria y poco se diferenciaba mi actitud del día de la cogorza: para que luego digan que no se disimular bien.

Le comenté mi situación a mi  super chupi amiga catalana, que está como una regadera y a la que quiero tal y como es y justo por ser como es.  Me dijo: “pero tía, estas colgada. ¡pobre hombre!” . Todo dicho de muy buen rollo. (¡Como te echo de menos! Anda que no nos reiríamos aquí tu y yo).

¿Cómo iba a conseguir limpiar mi honor después de tal tropelía? ¿Cómo iba a olvidar que el destino había querido que nos encontráramos de nuevo justo el último día antes de cumplir años? Mis 40 años estarán marcados, desde el primer día hasta el último, por Luka Modric, tanto dentro del campo como fuera. Esa asistencia que culminó en gol e hizo que consiguiéramos la 10, esos días de nervios en la puerta del colegio queriendo encontrarlo para pedirle disculpas… que año, Dios mío, ¡que año!. 

Pero, señores, esto no acaba aquí….

Por el mes de enero de este año, mi marido me dijo: “cariño, nos vamos”. Y yo pensé: “¿qué va a hacer ahora Modric el 21 de octubre sin MI??, ¡tendrá que ir a Abu Dhabi a jugar para verme!”.

Este último encuentro fue fortuito pero menos agresivo: ya parecíamos simples padres de niños que eran compañeros de patio.

Yo: - “Hombre, ¡hola!, ¿qué tal?”
M: - “pues muy bien”
Yo: - “Que tengo que decirte una cosa, que nos vamos del colegio y ya no nos podremos ver más… ya se que me vas a echar de menos”
M: -“Vaya (ufff, suspiro de liberación), pues que os vaya muy bien”
Yo: - “pues nada, majo, que si vas a Abu Dhabi, estate ojo avizor porque… estaré al acecho…”

Desde entonces, aquí me hallo, estudiando la agenda del Madrid para ver como hacer que nuestra historia se alargue en el tiempo.

Si algún lector habla con él, por favor que le diga que no me añore el 21 de octubre, que yo lloro por los dos y por el desencuentro.

Continuará….. (¿aquí no se puede poner el emoticono ese del diablo con cuernos que sonríe?)

Fdo: Katoh